Advierte la Secretaría de Salud que las malformaciones congénitas o los defectos en el nacimiento del bebé, pueden aumentar si la madre presenta un estado nutricional deficiente

383

Los defectos del nacimiento o malformaciones congénitas, son anomalías estructurales o funcionales presentes desde el nacimiento que pueden deberse a diversos factores, entre ellos la carencia de micronutrientes. Los defectos del tubo neural como la espina bífida, son una de las malformaciones congénitas más comunes”. Explicó el Licenciado en Enfermería Israel Puente Díaz de León, Supervisor Estatal de Salud Materna y Perinatal de la Coordinación Estatal de Salud Materna y Perinatal de la Secretaría de Salud en el Estado.

El funcionario precisó que el estado nutricional de la mujer antes y durante el embarazo ejerce una influencia fundamental en el crecimiento y el desarrollo fetal, “por lo que un estado nutricional deficiente en el periodo previo a la concepción y al comienzo del embarazo y hasta las doce  semanas de gestación, puede aumentar el riesgo de desenlaces adversos del embarazo, por lo que se considera que el periodo preconcepcional es un momento importante para realizar intervenciones que promuevan la salud de la madre y, -por ende-, aumenten la probabilidad de obtener desenlaces positivos del embarazo”.

“Los estudios actuales indican que la administración de suplementos de ácido fólico en el periodo preconcepcional, ya sea solo o combinado con otras vitaminas y minerales, puede prevenir los defectos del tubo neural, por lo que es sumamente importante que todas las mujeres que estén pensando embarazarse o que ya lo estén, comiencen a consumir ácido fólico de inmediato”. Sentenció el Supervisor Estatal de Salud Materna y Perinatal.

Israel Puente Díaz de León indicó que la Secretaria de Salud de Gobierno del Estado a través de todas sus unidades médicas, ofrece de manera gratuita ácido fólico a las mujeres durante el embarazo y en edad reproductiva y especificó que se hace especial énfasis en aquellas que planean embarazarse, ya que esta vitamina confiere múltiples beneficios para el desarrollo y crecimiento desde la concepción. 

“Durante el año 2017 se entregaron 224 mil 954 frascos de ácido fólico, de los cuales el 42% corresponde a frascos entregados a mujeres embarazadas y el 58% a mujeres en edad reproductiva. En el transcurso de los primeros cinco meses del presente año se han entregado 160 mil 943 frascos de esta vitamina, de los cuales el 23% fue prescrito a mujeres embarazadas y el 77% a mujeres en edad fértil”. 

El enfermero de la Coordinación Estatal de Salud Materna y Perinatal de la Secretaría de Salud en el Estado explicó que entre los alimentos que las mujeres embarazadas pueden consumir porque en ellos se encuentra el ácido fólico son: hígado de pollo, espinacas, frijoles negros, hígado de res o cerdo, hojuelas de maíz enriquecidas, lechuga, chicharos, betabel, naranja, brócoli, tomate, lentejas, coliflor, huevo, mango, mora, repollo, ejotes, aguacate, pan integral, piña, leche completa, maní tostado, yogurt, papa, avena, pasta enriquecida, arroz, carne de pollo, carne de res y sardinas.

Finalmente, el Licenciado en Enfermería Israel Puente Díaz de León, Supervisor Estatal de Salud Materna y Perinatal de la Coordinación Estatal de Salud Materna y Perinatal de la Secretaría de Salud en el Estado, reiteró la invitación a todas las mujeres en edad reproductiva y que tengan deseos de embarazarse o ya estén en espera de un bebé, para que acudan a la unidad de salud más cercana a recibir su consulta de atención pregestacional o de control prenatal en la que además deberán recibir las dosis necesarias de ácido fólico.