APRUEBAN PUNTO DE ACUEDO PARA EXHORTAR AL PODER EJECUTIVO FEDERAL PARA QUE SE GARANTICE LA OPERACIÓN DEL PROGRAMA DE ESTANCIAS INFANTILES.

99

Por mayoría el pleno del Congreso del Estado, aprobó un Punto de
Acuerdo de urgente y obvia resolución para exhortar al titular del Poder
Ejecutivo Federal para que a través de las Secretarías de Bienestar; y de
Hacienda y Crédito Público, para que en el ámbito de sus atribuciones,
se garantice la operación integral del Programa de Estancias Infantiles
para Apoyar a Madres Trabajadoras durante el Ejercicio Fiscal 2019 y
sucesivos.
El Punto de Acuerdo fue respaldado por posicionamientos de las
fracciones parlamentarias del Partido Revolucionario Institucional (PRI)
presentado por la diputada María del Rosario Sánchez Olivares y del
Partido Acción Nacional (PAN) presentado por el diputado Ricardo
Villarreal Loo y, por el diputado Eugenio Govea Arcos de Movimiento
Ciudadano (MC), para exigir al Gobierno Federal que se mantenga el
apoyo a las Estancias Infantiles, de las que dependen miles de niños y
niñas.
El Punto de Acuerdo explica que el Programa de Estancias Infantiles
para Apoyar a Madres Trabajadoras, inició su operación el 11 de enero
de 2007, con el objeto de disminuir la vulnerabilidad de los hogares en
los que el cuidado de los hijos recae en una madre trabajadora o que
tiene intención de incorporarse al mercado laboral, estudiantil o donde
hay un padre solo mediante la entrega de apoyos para cubrir parte de
los gastos del servicio de cuidado y atención infantil, y la creación de
espacios que permitan aumentar la oferta.

Cuando empezó el programa brindaba apoyo mensual a los padres de
familia de hasta 700 pesos por cada niño de entre uno y tres años con
11 meses de edad; y de uno a cinco años con 11 meses, en los casos de
niños y niñas con discapacidad. El monto de apoyo es asignado a cada
beneficiario dependiendo su situación socioeconómica y se entrega
directamente a la responsable de la estancia infantil.
Este programa generó aproximadamente 42 mil 437 fuentes de ingreso
entre responsables de estancias y sus asistentes, donde el 99 por ciento
de ellos son mujeres. En el sexenio anterior el programa operaba con 9
mil 200 estancias que atendían a más de 315 mil niños. Actualmente es
operado por la Secretaría de Bienestar y consiste en apoyos a través de
subsidios de 950 pesos destinados a los servicios de cuidado y atención
infantil.
Este 2019 el programa tuvo una reducción a nivel nacional de casi la
mitad de su presupuesto al pasar de 4 mil 70 millones de pesos en
2018, a 2 mil 41 millones de pesos en 2019.
Se establece que el programa de Estancias Infantiles para Apoyar a
Madres Trabajadoras fue creado con la intención de mejorar las
condiciones de acceso y permanencia en el mercado laboral de madres,
padres y tutores.
Este programa lleva 12 años de operación. De acuerdo con el monitoreo
2017-2018 hecho por el Coneval, el programa de Estancias Infantiles
para Apoyar a Madres Trabajadoras, tiene efectos positivos en la
sociedad, entre los que se destaca un aumento del 18 por ciento en la
probabilidad de las personas beneficiadas por el programa que cuenta
con un empleo, el 93.9 por ciento de las personas beneficiadas
consideran que el programa contribuye a una mejora en su calidad de
vida y la de sus hijos ya que les brindó la posibilidad de contar con
empleo, salud mental, salud física e ingresos monetarios.
El 96.5 por ciento considera que la atención y cuidado de sus hijos en
las estancias infantiles ha tenido un impacto positivo en el desarrollo del
lenguaje, el 96 por ciento de los casos han desarrollado habilidades
sociales y, el 97.5 por ciento han desarrollado y han observado una
mejora en el desarrollo motriz de sus hijos.

3
En 2018, se recibía aproximadamente más de 4 mil millones de pesos.
Ahora solo poco más de 2 mil millones de pesos. La reducción del
presupuesto del programa de Estancias Infantiles en casi un 50 por
ciento es irresponsable, pues las niñas y niños pierden la oportunidad de
estar en lugares seguros. Las estancias infantiles están cerrando. Las
madres de familia faltan a su trabajo, y si continúa esta dinámica se
perderán empleos. Mientras el Poder Ejecutivo solo menciona que la
reducción se debe a un tema de corrupción.
Si es que existe corrupción que se realice una auditoría al programa. No
olvidemos que los beneficiarios son las niñas y los niños, no las
estancias infantiles. Tenemos en México más de 315 mil niñas y niños
beneficiados, con un futuro incierto.
Aunque es muy temprano para dar cifras oficiales, según algunas
fuentes de información, como el Excélsior, estiman que en Guerrero ya
han cerrado 351 estancias y con ello 11 mil niños sin un espacio seguro.
En Durango ya hay registro de 217 estancias cerradas, unos 8 mil niños
sin estancia segura.
Son tantas las consecuencias de esta decisión que incluso merma la
lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, pues estamos restando
a las mujeres con hijos la oportunidad de salir a trabajar, estudiar y
mejorar su calidad de vida para ellas y sus familias.
Asimismo, los efectos de esta insensible decisión ya es una realidad.
Muchas madres y padres en todo el país no tienen a dónde llevar a sus
hijos e hijas mientras trabajan, o en su defecto han tenido que gastar
más del ya de por sí escaso ingreso que perciben, que han visto
afectada intempestivamente su economía por la disminución de más del
50 por ciento del subsidio que recibían para este fin.