Atención de autoridades a trastornos alimenticios en jóvenes

170

Es importante visibilizar y sumarse a los esfuerzos que realizan los diferentes niveles de gobierno para una atención adecuada de los trastornos en la alimentación, consideró la diputada Lucero Jasso Rocha.

Recordó que por ello, en días pasados presentó una propuesta de Acuerdo Económico para que la LXI Legislatura del Estado declare el 2 de junio de cada año como “El Día Estatal de la Lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria”; y se realicen labores de difusión sobre el tema, mediante medios electrónicos, y sumarse a las acciones de concientización social sobre estos graves padecimientos.

En su propuesta, la legisladora explica que el Senado de la República declaró el 2 de junio de cada año como “El día Nacional de la lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria”, con lo cual se apoya el llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para trabajar en acciones para atender los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), considerada entre las enfermedades mentales de prioridad para los niños y adolescentes dado el riesgo para la salud que implican.

Añade que los trastornos alimenticios no son producto de una simple obsesión por la apariencia física, ya que se trata de enfermedades psiquiátricas complejas, que tienen múltiples causas y que afectan principalmente a adolescentes y mujeres jóvenes, acompañadas muchas de las veces de complicaciones médicas y psicológicas, que potencialmente pueden dejar secuelas irreversibles para el desarrollo. Los tres principales son anorexia, bulimia y el llamado trastorno por atracón.

Estadísticamente, los trastornos alimentarios afectan sobre todo a niñas y adolescentes, pero cualquier persona sin importar sexo, edad, raza o posición social pueden sufrirla. La falta de alimentación causa más problemas: metabólicas, cardiovasculares, pulmonares, gastrointestinales, neurológicas, músculo esqueléticas, endocrinas y renales.

Detalla que en San Luis Potosí, según estimaciones producidas por la clínica Everardo Neumann, estos trastornos afectan al tres por ciento de la población total entre los 12 a los 25 años, y lamentablemente esa cifra puede ser aún mayor por el desconocimiento de los trastornos, y la lentitud en la recuperación.

A pesar de las dificultades, se puede alcanzar una recuperación completa con detección temprana y tratamiento; sin embargo existen problemas que lo obstaculizan, como desconocimiento de que se trata de una enfermedad, poca motivación para el cambio, estigma social, falta de información en los familiares y aislamiento, factores que permiten que la enfermedad se vuelva crónica.

La propuesta se encuentra en análisis al interior de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.