Congreso exhorta a proteger y sensibilizar el derecho a la salud de la mujer

239

La diputada Guillermina Morquecho Pazzi presentará un punto de acuerdo para que el Poder Legislativo exhorte a la Secretaría de Salud de Gobierno del Estado de San Luis Potosí a que inicie una campaña permanente de protección y sensibilización entre los trabajadores del sistema de salud del derecho a la salud de la mujer.

Estableciendo como eje principal el que la mujer debe gozar del más óptimo estado de bienestar físico, mental y social para su debido desarrollo, evitando en todo momento cualquier tipo de discriminaciones, violencias y/o exclusiones en cuanto al derecho a la salud.

En el punto de acuerdo, que se presentará en la próxima sesión ordinaria del pleno del Congreso del Estado, se señala que el derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo vital, es un derecho humano universal consagrado por el sistema internacional de derechos humanos.

La salud integral, por su parte, no es un hecho meramente biológico, sino que responde más bien a factores psicosociales y depende del lugar que las mujeres ocupan en la sociedad, de su capacidad de acceder a los recursos materiales para vivir una vida digna, con igualdad de oportunidades, exenta de violencias. Una vida en la cual la sexualidad y la reproducción se ejerzan desde la autonomía y la libertad.

Esto no ocurre para millones de mujeres, en especial para las más pobres y las más jóvenes, para mujeres que aman a otras mujeres, para quienes son inmigrantes o desplazadas, para aquellas que habitan zonas rurales, para mujeres de distintas razas o etnias, para quienes tienen discapacidades, entre otras condiciones. Para ellas, el cruce de discriminaciones, violencias y exclusiones las aleja cada día del goce de los derechos humanos, en especial, del derecho a la salud integral y los derechos sexuales y reproductivos.

En 1987, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, hizo la propuesta de instaurar un día de acción global a favor de la salud de las mujeres, y en 1988 se conmemoró el primer 28 de Mayo con el lanzamiento de la Campaña para la Prevención de la Morbilidad y Mortalidad Materna, coordinada por la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos, y la Red de Salud. Las muertes a causa de la gestación eran y continúan siendo uno de los indicadores más dramáticos de la inequidad en salud, en tanto afectan abrumadoramente a mujeres de los países más pobres para quienes ser madres a menudo es poner en riesgo la vida.

Desde esa fecha hasta ahora, cada 28 de Mayo se hacen llamados a la acción, priorizando temas como la calidad de la atención, los servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes, el grave impacto del aborto inseguro y los derechos sexuales y reproductivos, e incluso se retomó la temática de la mortalidad materna como una demanda de justicia social, considerando que no se ha avanzado sustancialmente en erradicarla.

Centenares de grupos afiliados han respondido a estas convocatorias, desarrollando acciones variadas y creativas –desde capacitaciones hasta instalaciones artísticas, desde interlocución con profesionales de la salud hasta marchas públicas– destinadas a incidir tanto en la sociedad en general como en tomadores de decisión, para sensibilizarlos y exhortarlos a reconocer y proteger la salud de las mujeres como un derecho.

Hoy se propone un nueva modalidad para conmemorar esta fecha histórica, enfatizando en la salud integral de las mujeres, tomando en cuenta la definición holística e inclusiva de la Organización Mundial de la Salud que señala: “El derecho a la salud implica gozar del más óptimo estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o malestar”. Y, continuar impulsando en este marco, la plena vigencia de los derechos sexuales y derechos reproductivos como derechos humanos, en tanto se avanza en la conceptualización del espacio corporal como un territorio de autonomía y libertad de opciones; sostiene el punto de acuerdo.