Dip. Héctor Mendizábal en contra del “fracking”

239

El diputado Héctor Mendizábal Pérez se pronunció desde la tribuna del Congreso del Estado para que las autoridades correspondientes impidan la práctica del o fracturación hidráulica para la extracción de hidrocarburos en la zona huasteca, la cual es una realidad y causa un severo daño al medio ambiente como ha quedado demostrado.

El daño a los mantos freáticos es irreversible afectando al agua de pozos, arroyos y ductos naturales subterráneos que surten del vital líquido a un importante número de personas en la región, “por lo que hacemos un llamado al más alto nivel del gobierno para que evite esta práctica en San Luis”.

Luego de que habitantes de Ebano, San Antonio, Tamuín y Tanlajás participaran el fin de semana en una manifestación para denunciar el “fracking”, el legislador señaló que la autoridad no puede desestimar esta denuncia ni asegurar que es falso que exista un proyecto para la extracción de gas mediante perforaciones que generar fracturas en el subsuelo.

En la sesión de la Diputación Permanente, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Poder Legislativo dijo que “son actividades que tienen consecuencias lamentables como ha ocurrido donde se ha practicado además de que hay estudios científicos que así lo demuestran; ojalá que no hagan oídos sordos y el gobierno ahora sí hable por los ciudadanos y no permita esa práctica en San Luis, es un tema que no se puede tomar a la ligera y se debe atender al más alto nivel”.

El diputado Mendizábal Pérez, explicó que no solamente son hidrocarburos los que se extraen, también se afectan los mantos acuíferos, los flujos de agua subterráneos, el asentamiento de la tierra, generalmente se hace en lugares inhabitados pero en este caso en la huasteca potosina hay zonas densamente pobladas y sobre todo las áreas indígenas deben ser protegidas”.

La técnica del fracking o fracturación hidráulica parte de la perforación de un pozo vertical hasta alcanzar la formación que contiene gas o petróleo; seguidamente, se realizan una serie de perforaciones horizontales, que pueden extenderse por varios kilómetros en diversas direcciones; a través de estos pozos horizontales se fractura la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión que fuerza el flujo y salida de los hidrocarburos de los poros; este flujo disminuye muy pronto, por lo cual es necesario perforar nuevos pozos para mantener la producción de los yacimientos. Por este motivo, la fracturación hidráulica conlleva la ocupación de vastas extensiones de territorio.