Doble Vía

1014

“La vida es como una carretera de doble vía,

Todo lo que das, regresa a ti multiplicado”

Mszm

Colaboración de Coco Zavala para más información contáctala en sus redes sociales en Facebook como @Mediación y Mindfulness San Luis Potosi

“Había una vez un Rey que buscaba elegir un nuevo consejero para su reino, por lo que lanzó una convocatoria para que los varones del reino se presentarán al Palacio Real.

Una vez ahí reunidos, el Rey les entregó a los asistentes una semilla, y les indicó que en el término de seis meses, regresaran con el fruto de la semilla.

Transcurriendo el tiempo y llegada la fecha, únicamente se presentaron a palacio un tercio de los convocados, los cuales llevaban macetas con hermosas flores; y entre los presentes iba un joven con su maceta vacía, siendo la burla de quienes ahí se encontraban; y cuando tocó el turno al joven de exponerle al Rey el porqué de su presencia con su maceta vacía, éste le dijo que su presencia ahí era para agradecerle la oportunidad de haber aprendido acerca de la jardinería, la paciencia, la perseverancia, el respeto a los ciclos de la vida, y a desarrollar habilidades que el desconocía poseía, y aunque su semilla no había germinado, quería aprender de quienes habían logrado hacer germinar sus semillas en las hermosas plantas que ahora mostraban.

Ante tales argumentos, el Rey guardó silencio, y eligió como su nuevo consejero al joven de la maceta vacía, y ante la interrogante general, el Rey respondió que a todos se les había dado una semilla infértil, y que quienes llevaban hermosas plantas, obviamente querían engañarlo y disfrazar su aparente fracaso con resultados falsos, y solamente el joven había actuado con las cuatro cualidades que todo consejero de un Rey debe tener: inteligencia, honestidad, coraje y sentido de la gratitud”…….Cuento Hindú

La vida nos pone en ocasiones en situaciones límite, que parece que nuestras acciones nos orientan al fracaso porque no vemos los resultados que esperamos, como los esperamos.

Sin embargo, si cultivamos la gratitud por todo aquello que nos acontece en nuestro diario vivir, sin juzgar, con la apertura de encontrar un aprendizaje en ello, los milagros comenzarán a ocurrir en forma sucesiva, y veremos resolverse lo que pensábamos era imposible, porque todo llega en el momento y en el perfecto orden.

Situarnos en la gratitud trae aparejada la abundancia, recordemos que la vida es como un boomerang, si lo arrojas con determinada fuerza, ésta se multiplica en el retorno, de ahí la importancia de ser conscientes de todo lo que damos, y en qué frecuencia vibramos, porque regresará a nosotros multiplicado.