El gran reto, contribuir a que todos los mexicanos reciban medicamentos y atención médica gratuita en 2024: Zoé Robledo

93

El director general designado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé
Robledo Aburto, declaró que los esfuerzos de la institución se concentrarán en contribuir a
que el sector salud llegue a garantizar que hacia 2024 todas y todos los habitantes de
México reciban atención hospitalaria gratuita, incluidos el suministro de medicamentos,
materiales de curación y exámenes clínicos, “de ese tamaño es nuestro reto y de ese
tamaño es el compromiso que estamos asumiendo el día de hoy”, enfatizó.
Al acompañar al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a la
conferencia matutina, Robledo Aburto informó que a 24 horas de su designación y por
instrucciones del Ejecutivo federal, el día de ayer se reunió con el secretario de Hacienda
y Crédito Público, Carlos Urzúa Macías para revisar los temas de ingresos y egresos de la
institución.
Derivado de este encuentro, indicó que el IMSS cuenta con un presupuesto anual de 64
mil millones de pesos para la compra de materiales y suministros. Apuntó que durante el
primer trimestre se ejercieron 6 mil 979 millones de pesos de los 7 mil 479 millones
presupuestados para dicho periodo, es decir, se ejerció el 93 por ciento del gasto.

COMUNICADO

UNIDAD DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Ante esta situación, Robledo Aburto destacó que se ha ejercido gasto en la compra de
medicamentos; sin embargo, el reto mayor “no es solamente gastarlo, sino gastarlo bien,
es gastarlo de manera más eficiente para que alcance para más, es gastarlo acabando
con la corrupción”.
Subrayó que “no gastar en el IMSS no necesariamente es ahorro, puede ser el fracaso de
una acción de gobierno y es ahí donde tenemos que atender los temas de corrupción,
donde hay concentración en pocas empresas en las compras consolidadas, donde hay
compras a precios alzados, donde puede existir también una priorización equivocada
sobre los suministros y medicamentos que más requieren frente aquellos que a veces
están concentrados en los centros de especialidad, ese es el gran reto”.
Aseguró que cada centavo que aportan el gobierno federal, los trabajadores y los
patrones será dinero cuidado con ánimo y con un espíritu de saber que son sagrados,
agregó que “son las cuotas de los derechohabientes , pero también son los recursos del
gobierno, el asunto es gastarlos de manera eficiente, honrada y sin ningún menor viso de
que pueda haber una situación de corrupción”.
Concluyó diciendo que el tema de desigualdad social que se manifiesta no sólo en el
ingreso, sino también en la calidad de los servicios que recibe la gente, por ello, aseveró
que “el desmantelamiento del Estado de bienestar no es solamente un estado de
finanzas, no es un problema de diseño institucional, es un problema que ocasionó la
política, pero la mala política, y si la política lo echó a perder, también la dinámica
creadora de la política lo puede solucionar”.