EN UN CASO DE DIVORCIO, LOS PADRES Y SUS REPRESENTANTES NO DEBEN CONOCER LAS DECLARACIONES DE LOS MENORES

46

En el caso de un divorcio, las declaraciones de los menores que forman
parte del expediente, no podrán ser conocidas por los progenitores o sus
representantes, de acuerdo a la reforma al Código Familiar que presentó
la diputada Beatriz Benavente Rodríguez.
Se trata de una iniciativa de reforma al segundo párrafo del artículo 92
para garantizar en esas situaciones, el interés superior de los menores,
lo que se expresa en la prevención de actos de violencia familiar que se
pudieran generar en el proceso.
A pesar de que la legislación contempla medidas preventivas para
efectos de la cristalización del interés superior de los menores durante el
divorcio, hay situaciones que se pueden presentar en las que los
menores resultan afectados en su derecho de convivir con la familia.
Por ejemplo, las que se pueden derivar del desahogo de sus
declaraciones vertidas en cumplimiento del artículo 92, ya que el
contenido de las mismas en el contexto de la separación de los
progenitores, puede afectar su relación con ellos, y entre aquellas
partes.
Durante el proceso de divorcio, el acceso y conocimiento por parte de la
madre o padre o de sus representantes legales, a las declaraciones de
los hijos menores, puede repercutir en represalias y actos de violencia
familiar, que dañen el derecho a la convivencia de los menores con sus
padres, ya que, en ese contexto, los dichos vertidos en el juicio pueden

2
interpretarse como una opinión parcial a favor o en contra de una de las
dos partes.
La declaración de los menores, si bien puede no resultar determinante
sobre las decisiones de los jueces, dado que constituye solo un elemento
de todo el caso, sin embargo, el conocimiento de tales deposiciones por
las partes sí puede modificar las condiciones de convivencia de los
padres con los menores, durante y después del proceso con
consecuencias difíciles de prever y cuya afectación se puede extender en
el tiempo.
Por la tanto, la iniciativa establece que tales declaraciones no puedan
ser conocidas por las partes, y eso resguarda a los menores de
situaciones que les originen tensión emocional innecesaria, ya que esos
elementos no son factores definitorios del procedimiento, pero si pueden
serlo para la relación de los menores con los progenitores y entre los
mismos, afectando el derecho a la convivencia familiar.