Especialista invita a constructores pensar en aspectos ambientales

0
45

Como parte de la colaboración en el Primer Seminario de Investigación de Ciencias del Hábitat, evento organizado por la Facultad del Hábitat UASLP y la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), el doctor Johan- Jairo Betancur de la Universidad de Illinois, EUA, presentó la conferencia “Reestructuración urbana, periferización y gentrificación”.

Comentó que su charla fue otorgó una presentación de lo que se está haciendo en las ciudades, cómo están cambiando, cuáles son los mayores problemas, las dinámicas y el qué hacer.

Reconoció que la gran tendencia de las ciudades es la polarización, en dos extremos: los muy pobres y los muy ricos, que han constituido una ciudad donde están separados.

Explicó que la periferización se refiere a dos situaciones que están ocurriendo: “el hecho que los pobres no pueden vivir en lugares caros y los empujan a las orillas; sin embargo la clase media y alta tampoco quieren vivir en el centro”.

Esto genera que se compita por la periferia, pues el territorio se está sub urbanizando. “Así que estamos en un proceso de transición donde todo se está moviendo”.

Respecto a la gentrificación, explicó que es algo que ocurre en las ciudades del norte y ha sido exportado a las ciudades del sur, “es el hecho que las áreas centrales históricas las está retomando la industria del turismo y de la vivienda, para ubicar a las nuevas generaciones, de lo que se llama la economía global. “Es una especie de re ocupación de espacios históricos”.

Lamentó que en este momento los constructores piensen en hacer toneladas de dinero, “por ello se está especulando en la propiedad raíz, eso hace que la vivienda y el espacio mobiliario sea más costoso, y a corto plazo beneficia a la industria de la construcción, aunque a largo plazo crea grandes congestiones en el espacio, y estas afectan la calidad de la ciudad y sus ganancias”.

Puso como ejemplo: “fue lo que sucedió en 2008 cuando explotó la bomba de especulación y el precio de la vivienda, en el norte se vino abajo, todo mundo perdió. El asunto es pensar a largo plazo, y menos al corto plazo, para producir urbes en las que podamos vivir mejor sin querer hacer toneladas de dinero y destruir el entorno”.

El investigador de la Universidad de Illinois, invitó a los constructores inmobiliarios cuidar los aspectos ambientales, “la ciudad es un ambiente construido y siendo así hemos alterado los procesos naturales, dando como resultado un gran productor de basura, polución, estrés”; advirtió, “si no humanizamos la ciudad nos vamos a enloquecer”.