Guerra de Atletas termina en tregua.

240

La noche denotó una férrea idea sobre quien buscaba quedarse con los 3 puntos que estaban en juego.

Ante los 9370 aficionados que estaban en las butacas del estadio, el Atlético San Luis planteó una línea de ataque con el soporte reforzado en la media cancha del juego.

Fueron 90’ y un poco más del encuentro que no se detuvo en ataques, los locales tuvieron varias oportunidades en el primer tiempo al minuto 28 un tiro de esquina era rematado en el área siendo alineado hacia la parte inferior del marco rival. Por desgracia, el ovoide no tenía la misma idea y rozó el travesaño por la parte externa; al minuto 35, otra jugada similar permitió al equipo potosino hacer un ataque por completo pero en esa ocasión fue el marco el que jugó. Hubo otra más en el 41 desde casi la banda con tiro libre pero en esa no hubo momento de capitalización y así fue como se llegó a los 45 minutos a ceros en el marcador.

Durante la segunda mitad del encuentro, el Atlético Zacatepec salió con la firme ilusión de no permitir más embates de parte de los locales y comenzó a formar sus propios planes para abrir el marcador a su favor. Fueron acometidas un poco bruscas que inclusive causaron que las incomodas tarjetas llegaran al encuentro: la primera, fue al minuto 69 cuando Jacob Akrong en búsqueda del balón, llegó con fuerza y fue marcado con amarilla; la segunda, al minuto 79, Juan de Dios Hernández Tagle llegó tarde a la búsqueda del balón y eso le costó también ser marcado por el cuerpo arbitral; la Tercera, Nicolás Alejandro Ibáñez al minuto 85, por un reclamo hacia el silbante (por una jugada que se vio perfectamente falsa y aun así marco falta), causo su amarilla; y ya en tiempo de reposición, Armando González Sandoval al minuto 94, igual por llegar de manera bastante violenta, vio la última amarilla del encuentro.

Un par de minutos después de la falta de Akrong, los de casa tuvieron oportunidad disparando en contra de la visita sin lograr anotar. Continuó el juego con idas y regresos por ambas partes, hasta que llegó el silbato final.

Con esto los equipos lograron firmar la boleta a ceros repartiendo un punto para cada uno de ellos, concluyendo así el encuentro. Sin embargo, el ánimo de los visitantes estaba algo caldeado, lo que provocó que en el túnel a vestidores los jugadores de ambos bandos se enfrentasen teniendo que ser separados por fuerzas públicas.

#LuchemosJuntos