Sal de tu zona de confort

1657

¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo cada día?

Vincent Van Gogh

Cuenta la historia que el rey de un país muy lejano recibió como obsequio de su cumpleaños dos crías de halcón, entregandolos al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor le comunicó que uno de los halcones estaba perfectamente bien, que había aprendido a volar, a cazar y a seguir las órdenes, pero que el otro halcón desde el día que se lo había llevado, no se movía de la rama del árbol dónde lo había dejado, y que para que no muriera de hambre, incluso era necesario llevarle su alimento a la rama.

El rey, perocupado por su halcón, convocó a sabios, curanderos y sanadores de toda índole para que consiguieran que su halcón volara; pero a pesar de largos debates, recetas y pócimas, ninguno logró hacer volar al ave.

Desesperado el rey mandó un heraldo a recorrer el pueblo con la consigna de que quien curase a su halcón, sería acreedor a gran riqueza.

Y al día siguiente al despertarse y asomarse por la ventana, el rey vió sorprendido volando bajo el cielo azul a sus dos hermosos halcones.

Ordenando inmediatamente que fuera llevado ante su presencia el autor de tal milagro.

Y cumpliendo lo ordenado, ante el rey fue presentado un campesino, el mas humilde del reino, pero no por ello el menos sabio; mismo que fue interrogado por el rey, quien le preguntó cómo es que había hecho volar al halcón, a lo que el hombre entre feliz e intimidado respondió: No fue difícil Su Alteza, sólo corté la rama. El halcón al darse cuenta de que tenía alas hecho a volar.

Esta historia nos lleva a reflexionar cuáles y cuántas son las ramas que nos impiden desplegar todo nuestro potencial y reconocer nuestra grandeza.

Irónicamente no es el miedo al fracaso el que mas detiene, sino el miedo al éxito.

El fracaso es más “fácil” de manejar porque siempre podemos echar “la culpa” a algo o a alguien más de lo que no salió como esperábamos. Es cómodo estar en nuestra zona de confort.

Pero la vida nos presenta en sus diferentes formas, a ese campesino que viene a cortar nuestras ramas, y nos obliga a despabilarnos y darnos cuenta de que ante las adversidades emergen destrezas y habilidades hasta entonces desconocidas, y como el halcón del cuento, nos vemos impelidos a remontar el vuelo y re-escribir nuestra historia.

Te invito a que dejes tus comentarios y visites la página de facebook Mediación y Mindfulness San Luis Potosí, e igualmente a que te inscribas al Taller “Herramientas para el manejo del Estrés” que los días 19, 21 y 22 de Septiembre estaré impartiendo en San Luis Potosí.