Se reforma Ley de las Personas Adultas Mayores para el Estado de SLP

175

Con la finalidad de generar los mecanismos necesarios para vigilar el respeto del derecho humano al trabajo de las personas adultas mayores, a propuesta de la diputada Lucila Nava Piña el pleno del Poder Legislativo reformó la Ley de las Personas Adultas Mayores para el Estado de San Luis Potosí.

Con el objetivo de establecer que a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social corresponde supervisar que las vacantes y empleos destinados a las personas adultas mayores sean dignos, remunerados y cuenten con condiciones para la estabilidad en el empleo y acceso a derechos escalafonarios.

Lo anterior porque en nuestra sociedad los adultos mayores son discriminados en cuanto a la oferta laboral, condiciones de trabajo y los derechos inherentes al mismo; de ahí que las autoridades tengamos la obligación de generar los mecanismos necesarios para vigilar el respeto del derecho humano al trabajo de las personas adultas mayores; señala el dictamen aprobado.

Agrega que los adultos mayores han sido estigmatizados siendo objeto de discriminación, por lo tanto se les ha colocado en un estado de vulnerabilidad y exclusión social. Por lo cual se han generado diversas barreras culturales y físicas que la sociedad impone a este sector de la población, en otras palabras el contexto en el que se desenvuelven, constituyen el principal obstáculo para que pueda gozar y ejercer sus derechos en igualdad de circunstancias, y en esa medida lograr participar y ser incluidas en la sociedad.

Sin embargo, el derecho al trabajo es fundamental y esencial para la realización de otros derechos humanos, y constituye una parte inseparable e inherente de la dignidad humana. Toda persona tiene derecho a trabajar para poder vivir con dignidad.

El trabajo expande su importancia al ámbito económico, social y político, de ahí la necesidad de que bajo la lupa de los derechos humanos se desenvuelva, ya que sólo a través de la observancia de estos derechos humanos laborales se asegura que quienes tengan trabajo gocen de los beneficios de los derechos fundamentales de la persona que labora, para que lo realice con dignidad y que los valores de igualdad de trabajo, de igualdad de salario, de igualdad de género y sin discriminación alguna, sean plenamente respetados.