Serenidad

1105

Todo el secreto de la vida se resume a vivirla sin miedo

Budismo

Cuenta una leyenda del Budismo Zen, que existía un guerrero que era muy temido porque jamás había sido derrotado, conquistando pueblos enteros e infundiendo el terror por donde pasaba.

Llegando a uno de los tantos pueblos, cuyos habitantes al enterarse del inminente arribo del guerrero, huyeron despavoridos dejando atrás sus casas, sin importar nada mas que salvar la vida; todos se fueron, menos un viejo monje ermitaño que vivía en lo alto de la montaña.

Noticia que molestó mucho al guerrero, quien después de instalar sus tropas, furioso subió a lo alto de la montaña para matar al monje; ya estando frente a él, y con el sable en su mano, le gritó con rabia…¡Viejo tonto! ¡No te das cuenta de que estás frente a un hombre que podría partirte en dos con tan sólo un parpadeo!

El maestro zen respondió sereno, sin miedo y sin moverse:

—Y tú, ¿te das cuenta de que estás frente a un hombre que podría ser partido en dos en un solo parpadeo?

Una respuesta casi en espejo que tuvo el efecto de un sable

Está leyenda me lleva a hacerme una pregunta ¿acaso el monje no sintió miedo?, Y la respuesta llega inmediata: ¡Claro que lo sentía!, pero también sabía que el guerrero no era el enemigo a vencer, sino su propio miedo, y que si no lo enfrentaba, éste lo iba a dominar siempre.

¿Acaso nos hemos preguntado cuantas de nuestras decisiones o indecisiones tienen su origen en el miedo?

Tenemos miedo a la muerte, a las pérdidas, al fracaso, a enfermar…y la lista sería interminable.

El miedo es una de las emociones que nos paraliza, y que buscamos evitar a toda costa, pero paradójicamente es solo viendolo de frente y sientiendo toda su fuerza, como dejamos de darle eso precisamente, fuerza y presencia en nuestra vida; y con esto no quiero decir que te metas a un callejón obscuro a las horas de la madrugada para demostrar tu valentía, sino que entres a lo profundo de tu Ser para que pueda aflorar esa paz y serenidad que todxs somos, y una forma de lograrlo es a través de la practica de Mindfulness, que te situa en ese estado de presencia contigo.