Sincronía

0
345

La sincronicidad es una indicación

Del universo de que estamos

Transitando el camino correcto

Marta Rodríguez

Colaboración de Coco Zavala para más información contáctala en sus redes sociales en Facebook como @Mediación y Mindfulness San Luis Potosi

“Un granjero vivía en una pequeña y pobre aldea. Sus vecinos le consideraban afortunado porque tenía un caballo con el que podía arar su campo. Un día el caballo se escapó a las montañas. Al enterarse los vecinos, acudieron a consolar al granjero por su pérdida. “Qué mala suerte”, le decían. El Granjero solo respondía: “mala suerte, buena suerte, quien sabe”.

Unos días más tarde, el caballo regresó trayendo consigo varios caballos salvajes. Los vecinos fueron a casa del granjero, ésta vez a felicitarle por su buena suerte, y éste solo se limitó a decir: “mala suerte, buena suerte, quien sabe”.

El hijo del granjero intentó domar a uno de los caballos salvajes, pero se cayó y se rompió una pierna. Otra vez los vecinos se lamentaban de la mala suerte del granjero, por lo que acudieron nuevamente a su casa para solidarizarse con él, y éste solo les respondía: “mala suerte, buena suerte, quien sabe”.

Días más tarde, aparecieron en el pueblo los oficiales del reclutamiento para llevarse a los jóvenes a enlistarse en el ejército. El hijo del granjero fue rechazado debido a su pierna rota. Los vecinos nuevamente comentaban la buena suerte del granjero y nuevamente éste les respondió: “mala suerte, buena suerte, quien sabe”.       Cuento chino

En su libro “Sincrodestino”, el Dr Deepak Chopra nos invita a ver todo aquello que llamamos casualidades o coincidencias, como algo más profundo. A encontrar el sentido real de todo aquello que nos sucede, para percibir el milagro del instante presente.

En ocasiones te has preguntado, ¿para qué estoy aquí? ¿Por qué conocí a ésta persona?

¿Por qué me está sucediendo esto?…….

Cuando dejamos de cuestionarnos desde nuestra “Yoidad” y confiamos en que el Ser Superior, el Universo, la energía cósmica o como desees llamarle, es quien actúa en cada una de las circunstancias de tu vida, te permites fluir con ésta y dejas la preocupación a un lado, a sabiendas que con la intención y la acción en conjunto, has puesto en marcha el mecanismo para que esa sincronicidad opere.

Permitámonos vivir en plenitud la sincronía perfecta prestando atención al único momento que tenemos, el presente.