TRANSPARENCIA Y LEGALIDAD EN EL MANEJO DE RECURSOS PÚBLICOS DEBE PREVALECER EN LOS 114 ENTES AUDITABLES, FRENTE AL PROCESO ELECTORAL QUE SE AVECINA: DIPUTADO JOSÉ ANTONIO ZAPATA MERAZ

24

El presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado,
diputado José Antonio Zapata Meraz, hizo un llamado a los responsables
de los 114 entes auditables a que se conduzcan con transparencia y
legalidad en el manejo de los recursos públicos, ante el inminente
proceso electoral 2020-2021 que arranca el próximo 30 de Septiembre.
Asimismo, destacó que la Auditoría Superior del Estado (ASE) debe
estar atenta y ser eficiente en su labor de fiscalización, sobre todo en el
etapa de veda electoral donde se prohíbe el uso de recursos públicos
que pudieran destinarse a la promoción de la imagen de algunos
personajes de la vida pública.
“Este trabajo se tiene que llevar a cabo independientemente de las
responsabilidades que tienen los órganos fiscalizadores como el Instituto
Nacional Electoral (INE), que participan directamente en la vigilancia de
las campañas políticas; la tarea debe ser conjunta porque está de por
medio el dinero de los potosinos”.
El legislador Zapata Meraz añadió que el gran reto de la Comisión de
Vigilancia es darle seguimiento al trabajo realizado hasta el momento y
al rezago en materia de sanciones administrativas que tiene más de 14
años, así como el cierre de la fiscalización de las cuentas 2018 cuyos
resultados de los informes se entregarán a más tardar el 30 de Octubre
por parte de la ASE.
Expuso que las instancias gubernamentales estatales y municipales
deben hacer eficiente el recurso público en el próximo ejercicio fiscal, ya
que no habrá recursos extraordinarios para los estados y municipios,

2
como se proyecta en el Paquete Económico 2021 que fue entregado por
el Gobierno Federal al Congreso de la Unión.
Por lo tanto, lo que más se requiere es cuidar el dinero de los potosinos,
que no se mal gaste y mucho menos que se haga mal uso debido a los
procesos electorales que se encuentran en puerta, de ahí la gran
responsabilidad no solamente de la Auditoría Superior del Estado sino de
la propia Comisión de Vigilancia.