Turismo y cultura municipal invitan a la primera meditación masiva

229

El H. Ayuntamiento de San Luis Potosí a través de la Dirección de Turismo y
Cultura , en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Paz y el
Equinoccio de Otoño, invita a todos los potosinos a la primera meditación masiva
con la presencia de Lico Sapdaz.

La cita será el próximo viernes 21 de septiembre del año en curso, teniendo como
sede la Plaza de Aranzazú en punto de las 18:00 horas, por lo que se pide a la
ciudadanía asistir con vestimenta color blanco, un clavel blanco y un cojín para
sentarse. (Cabe mencionar que la entrada será totalmente gratuita)
En un mundo lleno de conflictos bélicos y terrorismo que se dedica a destrozar las
familias y la sociedad, la Asamblea General de Naciones Unidas  proclamó el día
21 de Septiembre como Día Internacional de la Paz.

Estudios demuestran que los beneficios de una meditación colectiva repercuten en
los índices de criminalidad de una ciudad; todo está unido, y el saberlo aumenta la
responsabilidad individual.
La técnica de meditación es un proceso mental simple, natural, sin esfuerzo, que
se practica durante 15 a 30 minutos, dos veces al día, sentado cómodamente con
los ojos cerrados. En las 3 últimas décadas, se han realizado más de 600 estudios
científicos acerca de sus efectos individuales.

En efecto, esta antiquísima técnica es hoy un procedimiento que ha sido validado
científicamente para reducir la delincuencia, demostrando su efectividad en varias
partes del mundo. Podemos hablar de un singular trinomio compuesto por intención, meditación y colectividad. Y precisamente estos son los ingredientes que involucra un ensayo realizado por John Hagelin, titulado ‘The Power of The Collective ’.
Actualmente preside la Fundación David Lynch y es una de las figuras más
prominentes en torno a la meditación trascendental.

El ensayo se refiere a que los índices de criminalidad están directamente
relacionados al volumen de estrés social que se registra al interior de una
ciudad. Y precisamente durante este periodo se decidió congregar a un grupo de 2.500
personas con experiencia en meditación profunda (número que por cierto
terminó elevándose a 4.000 individuos ya que muchas personas decidieron
sumarse al grupo y aprender a meditar). La hipótesis que originaba el estudio es
que el número de crímenes registrados en la ciudad se reduciría significativamente
como respuesta a estas masivas sesiones de meditación –ello a pesar de que en
los seis meses anteriores la tendencia había marcado un aumento en el índice de
delitos–.

Para sorpresa de todos los involucrados y en contra de todo pronóstico
‘tradicional’, los índices de criminalidad se redujeron en un 25% (superando
incluso las optimistas expectativas de Hagelin y su equipo, quienes habían
contemplado un 20%).

Es decir, la intención orquestada de solo 4.500 personas repercutieron en
la dinámica social de millones de personas. Lo anterior nos sugiere el enorme
potencial de este recurso no solo para combatir índices de criminalidad, también
conflictos de aún mayor escala, por ejemplo entornos bélicos.