Conciencia de gratitud

688

Solo hay dos formas de vivir la vida: una, es pensando que nada es un milagro

y la otra, es creer que todo lo es.

 Albert Einstein

Colaboración de Coco Zavala consultora Mindfulness, conoce más de su trabajo en redes sociales en Mediación y Mindfulness San Luis Potosí

En su libro El camino de la espiritualidad, Jorge Bucay relata una leyenda acerca de un rey que tenía como consejero a un joven monje que había ocupado ese puesto despues de que su viejo maestro trascendiera al plano espiritual.Y justo

en el día de su entierro, el joven terminó la oración repitiendo tres veces la frase “Te agradecemos Señor por éstos hechos”…Acción que molestó en demasía al rey, quien en su mente comenzó a hacer juicios y suposiciones respecto del motivo de dicha frase, diciendose a si mismo que quizás era debido a la larga enfermedad del anciano que el joven daba gracias por su muerte.

Pero la cosa no paró ahí, ya que frente a cualquier circunstancia adversa el monje repetía la frase “Te agradecemos Señor por estos hechos”. Así las cosas, un día que el rey estaba de cacería, por accidente se cortó un dedo del pie derecho, y su joven consejero nuevamente repitió esa frase que lo irritaba; por lo que furioso lo destituyó de su cargo y lo echó de palacio y el joven monje solo dijo: “Te agradezco Señor por estos hechos”.

Transcurridos unos días y en el curso de un paseo, el rey fue capturado por una peligrosa tribu que ofrecía sacrificios humanos a sus dioses y posteriormente se comían su carne; y estando ya todo preparado para el sacrificio, el jefe de la tribu se percató de que al rey le faltaba un dedo en el pie derecho, causando esto gran alboroto, porque el rey era impuro y por tanto indigno de ser ofrecido en sacrificio a sus dioses, dejándolo por tanto en libertad.

Y ya de camino a su reino, se puso a reflexionar sobre lo sucedido y cuanta razón tenía el joven monje sobre esa frase que tanto le molestaba; por lo que llegando a palacio, ordenó que éste fuera llevado ante su presencia para investirlo nuevamente con su cargo. Y hecho lo anterior, le preguntó porque agradecía ante cualquier circunstancia adversa que le sucedía, incluida ésa en donde lo había despedido y echado de palacio, a lo que el joven respondió: Si no me hubieses despedido, yo habría estado a tu lado cuando te capturaron, y los indios después de rechazarte a ti, hubieran decidido comerme a mi.

Esta lectura nos invita a que dejemos de cuestionar desde la mente racional todo lo que nos sucede, ya que la mente tiende a ver los sucesos con un enfoque catastrofista, porque hemos comentado que ésta se mueve en dos tiempos que son el pasado y el futuro.

Cuando realmente tomamos conciencia de que las cosas son como tienen que ser mas allá de toda lógica o razón, y soltamos el apego al resultado, surge ese estado de presencia que en conciencia, nos permite agradecer todo lo que nos sucede, mas alla del juicio de bueno o malo, porque quizás ese atasco en el tráfico que me hizo llegar tarde hoy a mis actividades, fue un regalo de la vida que me preservó precisamente eso, la vida.

Vivamos aquí y ahora con una actitud de agradecimiento, porque detrás de cada vivencia, hay un aprendizaje.